Los niños que juegan con sus padres aprenden más

jugar con los niños es importante para el aprendizaje

¿Sabías que los niños que juegan con sus padres aprenden más? El juego es importante porque ayuda a los niños a completar su desarrollo afectivo, explorar el entorno, ampliar conocimientos y aprender a relacionarse.

El juego es el centro de una infancia feliz y es importante que como padres formemos parte del proceso. Tirarse al suelo, saltar en los charcos, jugar con ellos como uno más… Es divertido para ellos, pero además les ayuda en su crecimiento como personas.

Es una herramienta esencial de aprendizaje capaz de proporcionar experiencias distintas a nuestros peques en cada etapa. Cada edad se asocia a un tipo de juego diferente, que irá apareciendo según las necesidades de nuestros hijos ayudando a desarrollar y potenciar sus habilidades.

Hasta el primer año los más recomendables son los juegos que implican movimiento y favorecen el desarrollo motor. Sin embargo, los preferidos del bebé son los juegos sencillos, cortos y repetitivos que le ayudan a descubrir sus sentidos.

En torno a los 3 o 4 años los niños están inmersos en un mundo de fantasía: Un zapato puede ser un teléfono, una caja un coche y un muñeco su bebé. El juego simbólico es su preferido porque pueden ser quién ellos deseen. Este tipo de juego les ayuda a asumir roles y entender mejor el entorno que les rodea.

Hacía los 5 años ya son capaces de asumir reglas sencillas y tienen mayor visión espacial. Es probable que vuelvan a interesarse por los puzzles y las construcciones, así como por juegos -de mesa o de exterior- con un objetivo común, como la búsqueda del tesoro o Community.

A esta edad aún no están preparados para los juegos competitivos ni con reglas muy complejas. No será hasta aproximadamente los 7 años cuando se activen sus necesidades sociales en el juego. Empieza a ser importante para ellos sentirse integrados en un grupo y ya serán capaces de valorar los juegos de equipo y la importancia de las normas y de saber ganar y perder.

 

El juego posee características comunes a todas las etapas del desarrollo

Aunque como te contaba cada etapa tienes unas necesidades, hay una serie de características comunes en el juego independientes de la edad:

  1. Es divertido y educativo. Siempre se aprende algo
  2. Jugando se descubre el mundo y su funcionamiento
  3. Ganar, perder, respetar el turno, seguir las reglas… El juego es perfecto para completar el desarrollo social de los niños. Además, les ayuda a relacionarse.
  4. Jugar ayuda a desarrollar las habilidades motoras.
  5. Ayuda a interiorizar procesos mentales que contribuyen al desarrollo congnitivo
  6. y, sobre todo, jugar con tus hijos potencia el vínculo entre vosotros ayudando a su desarrollo afectivo.

Así que, ¡recuerda! Nunca dejes de jugar, tus hijos te lo agradecerán.

También puede interesarte